13 May Planes de Igualdad en el voluntariado

Planes de Igualdad en el voluntariado  

Un total de 2,2 millones de personas realizaron actividades de voluntariado en España en 2017. Estos datos demuestran el gran peso de las organizaciones de voluntariado del Tercer Sector. Este grupo social que aporta trabajo altruista y valores identifica a las organizaciones de voluntariado. Por eso, la Fundación Matrix subraya la importancia de la calidad en la gestión del voluntariado. Toda organización del Tercer Sector con voluntariado debe procurar la mejor forma de gestionar este colectivo, en consonancia con los principios y fines de responsabilidad social que constituyen su razón de ser. Los planes de igualdad en el voluntariado contribuyen a una mayor eficacia y eficiencia de la acción voluntaria, asegurando un mejor resultado de la colaboración y que las personas voluntarias se sientan una parte activa fundamental de una organización.

La igualdad entre las personas como derecho fundamental, es un principio básico que es la razón de ser de muchas y debe inspirar a todas las entidades del Tercer Sector. La igualdad impregna de forma transversal o como principal objetivo las áreas de acción y la gestión interna del personal voluntario y retribuido que conforma estas entidades, y que a su vez constituye la base del motor de su funcionamiento.

El voluntariado presenta un valor esencial en las organizaciones del Tercer Sector. Como parte esencial e imagen de marca de las entidades, este colectivo debe asegurar los valores y objetivos que definen la entidad. Esto exige que, en la práctica voluntaria, prevalezca el principio de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres. En virtud de ello, las organizaciones con programas de voluntariado tienen la responsabilidad de promover y garantizar su cumplimiento.

Los datos de la Plataforma de Voluntariado de España del 2017  muestran que, de los 2,2 millones de personas voluntarias, en España la representación de la acción voluntaria es mayoritariamente femenina, con un 62% de mujeres respecto a un 38% de hombres, una diferencia que persiste en desde 2015 (Figura 1). De igual modo, las plantillas del Tercer Sector están altamente feminizadas, las mujeres ocupan entre el 60% y el 70% de los puestos del personal asalariado. Ahora bien, aplicando análisis desde la perspectiva de género se vislumbra cierta tendencia de desequilibrio entre los sexos, y se siguen reproduciendo desigualdades en cuanto a género en los ámbitos de actuación.

Figura 1. Distribución de personas voluntarias en el conjunto de organizaciones de España. Fuente: Plataforma de voluntariado de España (2017).

En las distintas áreas de acción voluntaria (social, ambiental, de cooperación para el desarrollo, socio-sanitaria, deportiva, cultural, educativa, de ocio y tiempo libre, comunitaria y de protección civil, entre otros) existen diferencias por sexos según temas o ámbitos, con más mujeres que se dedican altruistamente al ámbito social o educativo y más hombres participantes como voluntarios en el área de protección civil o cooperación al desarrollo, por ejemplo (Figura 2).

Esta diferenciación por género en las áreas de la acción voluntaria podría estar impregnada por los estereotipos sociales atribuidos a mujeres y hombres, en consonancia con el rol femenino asociado al cuidado y la atención al otro de forma altruista y solidaria, y el rol masculino proveedor de recursos y protección.

Objetivo estratégico de igualdad

En este contexto, y retomando que un objetivo estratégico del Tercer Sector Social debe ser generar una conciencia colectiva activa a favor de la igualdad y la justicia social, es esencial incluir la perspectiva de género en la gestión del voluntariado, ya que es un colectivo indispensable en el funcionamiento de muchas organizaciones. Así lo demanda la propia Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, cuyo objeto es garantizar la igualdad entre mujeres y hombres en todos los ámbitos de la vida, y específicamente en la participación social y civil, que es el marco que en el que se desarrolla la acción voluntaria. Más específicamente, la Ley 45/2015 de Voluntariado incorpora el principio de igualdad en la acción voluntaria de las organizaciones, atendiendo a aspectos de transversalización del principio de Igualdad de Oportunidades y sobre la necesidad de incluir a este colectivo en los Planes de Igualdad de las entidades. También la Ley 43/2015 del Tercer Sector de Acción Social hace referencia a este efecto sobre la igualdad entre mujeres y hombres como principio rector de las entidades del Tercer Sector de Acción Social.

Figura 2. Distribución de personas voluntarias por áreas de acción en el conjunto de organizaciones de España. Fuente: Plataforma de voluntariado de España (2017).

Para tal fin y de acorde con dichos valores, es preciso incluir a las personas voluntarias en las medidas y Planes de Igualdad de las asociaciones, fundaciones y otras entidades de voluntariado legalmente constituidas de ámbito estatal o autonómico. De este modo, se asegura su visibilidad en la organización, reconociendo su pertenencia y vinculación con la entidad y poniendo en valor la importancia de su cometido. Además, disponer de medidas y Planes de Igualdad que cuenten con las personas voluntarias supone asegurarles un espacio seguro y de bienestar en la organización, así como en la calidad de sus relaciones en su acción voluntaria dentro de la entidad. Garantizar su derecho a la igualdad refuerza su acción voluntaria y propicia su desarrollo dentro de la organización. Sin olvidar como, en su conjunto, el fomento de la igualdad en cualquier organización aporta múltiples beneficios, no sólo sociales, sino también económicos y productivos.

En este sentido, aunque la igualdad de oportunidades sea un valor y fin intrínseco identitario de muchas organizaciones del Tercer Sector, es preciso asegurar que la gestión del voluntariado se someta al principio de igualdad efectiva entre mujeres y hombres. Para lograr este fin se requiere abarcar todos los ámbitos de acción y formas de hacer en la gestión del colectivo voluntario desde una perspectiva de género.

La Fundación Matrix, como entidad comprometida socialmente con la igualdad, ofrece herramientas en clave de género y servicios aplicables específicamente a la gestión del voluntariado. Establecer y configurar las medidas de acción, exige realizar un análisis previo sobre la situación de mujeres y hombres, prestando atención tanto a los estereotipos de género como en otros elementos culturales susceptibles de generar desigualdad en la gestión del voluntariado.

Para ello, en el análisis desde la perspectiva de género, la Fundación Matrix presta atención a los diferentes ámbitos y fases que conforman el propio ciclo de gestión del voluntariado (incorporación, formación, desarrollo, seguimiento, reconocimiento…). Por ese motivo, se analizan desde las diversas áreas temáticas: los valores y principios que la entidad transmite en materia de igualdad de género; la distribución de tareas y formación; y la comunicación interna. También, desde la necesidad de asegurar un ambiente respetuoso y preventivo conviene incluir al voluntariado o, en su ausencia, establecer políticas preventivas respecto al acoso sexual o por razón de sexo en la organización.

Una vez estudiadas las diferentes áreas de acción, se establecen para cada una de ellas, los objetivos acordes con los valores de la entidad y las consecuentes acciones realistas que estarán integradas, junto el diagnostico anterior y los objetivos previstos, en el Plan de Igualdad o las medidas de acción sobre igualdad de la entidad.

De este modo, se pretende disponer de un voluntariado comprometido con el principio de Igualdad efectiva, garantizando un reparto de tareas y una comunicación interna libre de estereotipos y roles de género, al igual que en la formación. Además de consolidar un clima de trabajo seguro y preventivo hacia el voluntariado, incluyendo a este colectivo en el Protocolo de acción frente al acoso sexual o por razón de sexo.

La Fundación Matrix presta sus servicios bajo la premisa de que cada intervención es única para cada entidad, de modo que los objetivos previstos y las líneas de acción se deben configurar en consonancia con los medios y los tiempos disponibles.

 

 

Nuestro voluntariado  

Desde la Fundación Matrix entendemos el voluntariado como una forma de acción solidaria, organizada y consensuada de la ciudadanía hacia el bien común y a favor de una sociedad más justa con un entorno sostenible. Contamos con amplia experiencia en voluntariado ambiental. Promover el voluntariado social y ambiental son fines propios de la Fundación Matrix. La Fundación Matrix está inscrita con el número O-556 en el Registro de Entidades de Acción Voluntaria de Galicia, con el número 2077 en el Registro de Entidades de Voluntariado de Andalucía y con el número A-0270 en el de Castilla y León.

Son tres los aspectos que rigen la acción voluntaria en la Fundación Matrix: la comunicación, a través de la que se comparten los conocimientos, las ideas e iniciativas; la corresponsabilidad, por medio de la que se comparten las decisiones; y la intervención, como forma de tomar parte en la acción.

Acogemos tanto a personas que participan como voluntarias de manera permanente, como colaborando con un área o actividad específica, virtualmente o de forma presencial. Cuidamos a nuestro equipo de voluntarias y voluntarios a través de la comunicación permanente, estableciendo un acuerdo de colaboración donde se especifican derechos y deberes, ofreciendo formación previa, y realizando un seguimiento y reconocimiento del trabajo realizado. Para ello, trasladamos al voluntariado los valores de la organización con el objeto de visibilizar su lugar y su vinculación con la entidad e incorporamos en todas las fases de acción voluntaria el principio de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres, como valor primordial en nuestro eje de acción.

Desde la Fundación Matrix hemos llevado a cabo diferentes experiencia de voluntariado en las ambiental: la organización de un curso de voluntariado ambiental con apoyo de la Xunta de Galicia; la gestión de un programa de voluntariado de guías en espacios naturales protegidos en Galicia y Castilla y León; la organización de actividades de voluntariado ambiental con Verde por el Clima y el IMGEMA-Jardín Botánico de Córdoba, con apoyo de la Junta de Andalucía, y un programa de voluntariado virtual de aplicaciones SIG en espacios naturales protegidos.

En el Área de Igualdad y Bienestar Social, se desarrolla una línea de acción voluntaria comprometida con la Igualdad y la Prevención de la Violencia de Género, contando con un equipo de voluntarias y voluntarios con funciones de apoyo en los talleres de prevención de la violencia de género que se llevan a cabo en centros educativos de Galicia y otras partes de España.

Mtr. Jennifer Chamadoira, Consultora de Igualdad y Coordinadora de Voluntariado de la Fundación Matrix

igualdad@fundacionmatrix.es

La Fundación Matrix ofrece servicios de consultoría de igualdad

Sin Comentarios

Publica un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clicar el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies