30 Abr Formación en Planes de Igualdad de la Fundación Matrix

PLANES DE IGUALDAD

Formación en Planes de Igualdad de la Fundación Matrix

Promover la igualdad entre mujeres y hombres es una tarea común, de todas y todos. Incumbe a todas las personas y organizaciones. La Fundación Matrix ofrece servicios de consultoría de igualdad y desarrolla un programa de formación en Planes de Igualdad para la inserción laboral. Un programa innovador, pues se basa en un aprendizaje práctico. Es una ocasión para aquellas personas con vocación de desarrollo profesional en esta área de consultoría. Una opción muy restringida, con becas y para el empleo. Una oportunidad para aprender y ejercer la consultoría de igualdad.

 

Fomentar la igualdad en el ámbito laboral es una necesidad apremiante. Debemos eliminar la desigualdad de género, entre otras formas de discriminación laboral, en el acceso al empleo, en la promoción profesional, en la retribución salarial o en la conciliación y corresponsabilidad dentro de las empresas o instituciones. Es importante, alcanzar la igualdad real, un derecho de hombres y mujeres, una tarea colectiva de construcción participativa, y una meta beneficiosa tanto a nivel individual como familiar y social. Transciende, por tanto, el ámbito laboral.

En la Fundación Matrix tenemos un firme compromiso con la prevención y lucha contra la violencia de género, en todas sus formas. La formación es la mejor herramienta de prevención de la violencia contra las mujeres, y es una de nuestras prioridades. Pretende alcanzar todos los ámbitos del aprendizaje, incluyendo la formación policial especializada a través del Programa POLIGÉN. Además del ámbito penal, en el ámbito laboral un Plan de Igualdad, y la formación asociada a su implantación, es un instrumento para identificar y desaprender todas las formas de discriminación. Así, por ejemplo, como consecuencia del incumplimiento de un Plan de Igualdad o de su deficiente calidad, puede desencadenarse violencia de género económica –por discriminación salarial– o incluso delitos contra la libertad sexual, como el acoso sexual laboral. En el ámbito administrativo de varias Comunidades Autónomas el acoso sexual también se considera violencia de género, como por ejemplo en la Ley 5/2005 integral contra la violencia de género de la Comunidad de Madrid.

La Ley 11/2007 gallega para la prevención y el tratamiento integral de la violencia de género, también menciona el acoso laboral. Dedica íntegramente el artículo 36 al desarrollo de Planes de igualdad en las empresas como forma de prevención e intervención en violencia de género.

La Fundación Matrix contribuye a este reto social con formación y acción. Los siguientes seis puntos definen las motivaciones y características del Programa de formación en Planes de Igualdad e inserción laboral. Esta iniciativa, alineada con sus fines sociales, es original, innovadora y, sobre todo, muy necesaria.

1. Formación en igualdad para una sociedad mejor. Uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la ONU es lograr la igualdad de género. La ONU introdujo el concepto de perspectiva de género hace 25 años. Un Plan de Igualdad de cualquier organización es un documento técnico muy importante. Sirve para definir diferentes acciones y trazar el camino para corregir la desigualdad, un problema de toda la sociedad. Para conocer la situación de la organización y para elaborar el Plan de Igualdad debe participar personal técnico de la propia entidad y de la representación de la plantilla. Además, es conveniente contar con el apoyo de un equipo externo de consultoría profesional y especializada.

2. Formación en igualdad para el éxito empresarial. La igualdad laboral no es solo una cuestión de concesión de derechos, sino de reconocimiento de obligaciones ineludibles. Para empezar, un Plan de Igualdad debe, en cierto modo, ‘obligar’ a prevenir la discriminación por razón de sexo o el acoso, ya sea horizontal dentro de una plantilla laboral o vertical descendente, entre el personal directivo y la plantilla laboral. También asegurar un trato respetuoso y procurar mayor corresponsabilidad y conciliación familiar y  personal de toda la plantilla.

Un Plan de Igualdad es una herramienta obligatoria o voluntaria, según los casos. En las empresas depende de su tamaño o de otras circunstancias previstas en la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad mujeres y hombres, y en Real Decreto-ley 6/2019 de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación. Las Administraciones Públicas deberán elaborar y aplicar planes de igualdad a desarrollar en el marco de su convenio colectivo o de otros acuerdos que lo establezcan.

Un Plan de Igualdad no es algo burocrático para una empresa. Está muy relacionado con la mejora en la gestión y los procesos que aseguran la calidad en una organización, sus productos y servicios y, en definitiva, su buen funcionamiento. Sirve para gestionar estratégicamente el talento humano. Fomenta la eficiencia y la productividad, ahorra riesgos de conflictos y costes innecesarios. Por ejemplo, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, según su informe de 2018,  propuso sanciones por un importe de alrededor de un millón y medio de euros por infracciones en materias de igualdad. En cualquier caso, la igualdad es muy beneficiosa para una empresa. Favorece un clima laboral integrador, inclusivo. Una empresa con un equipo valorado, respetado, comprendido y cuidado es más feliz, más participativo, más eficiente y más productivo. Por tanto, un Plan de Igualdad fomenta la eficiencia y la productividad, contribuye a superar los retos del mercado y a una mejor imagen pública de una empresa. Un Plan de Igualdad es una herramienta inclusiva para el éxito empresarial. Está vinculado a la Responsabilidad Social Corporativa, el papel de la empresa en la sociedad.

3. Formación en igualdad para el empleo. Si la igualdad es la mejor inversión para una empresa, la formación permanente y la calidad son esenciales para el futuro profesional de la consultoría de igualdad. La demanda de formación y Planes de Igualdad es grande y creciente. Faltan profesionales especializados y cualificados en nuestra sociedad. En los tiempos de ERTE y destrucción de empresas, en pleno estado de alarma y de paralización temporal de la actividad económica, algunas empresas consultoras de igualdad incluso incrementan su plantilla. El fomento de la igualdad no puede ni debe parar.

Ayuntamientos, Diputaciones y otras entidades locales; Administración autonómica y Administración General del Estado; universidades y otros centros educativos; grandes empresas y pymes (pequeñas y medianas empresas, y microempresas, con una plantilla de menos de 10 personas); fundaciones públicas y privadas; asociaciones y otras organizaciones no gubernamentales, son entidades que pueden contribuir claramente a la igualdad efectiva entre mujeres y hombres. Dotarse de un Plan de Igualdad es beneficioso para todas las personas trabajadoras de cualquier organización, independientemente de su categoría o clasificación profesional, e incluso de la forma de relación con la entidad, pues incumbe tanto al personal contratado (o funcionario) como al personal voluntario, si existe. Los Planes de Igualdad para el Tercer Sector son un desafío especial porque muchas ONG de fines sociales cuentan con una gran presencia de mujeres.

La Fundación Matrix ofrece servicios de consultoría de igualdad y contribuye a este reto social mediante un programa de becas de formación en planes de igualdad para la inserción laboral en esta área de consultoría.

4. Formación en igualdad diferente: aprender haciendo. Aunque el aprendizaje a distancia existe desde hace tiempo, la realidad es que la oferta de cursos de formación se ha multiplicado en tiempos de confinamiento. Lo esencial en una formación es el aprendizaje con eco. En otras palabras, adquirir conocimientos guiados por una persona formadora. Por eso se desarrollará una formación por videoconferencia, que es interactiva, sincrónica y permite un aprendizaje participativo y grupal. Durante el programa formativo se revisarán casos reales de Planes de Igualdad, datos concretos, situaciones en diferentes entidades. Se compartirán experiencias de casos de éxito, de la perspectiva sindical y del empresariado, se adquirirán competencias para negociación en la Comisión de Igualdad y para identificar objetivos prioritarios tras un diagnóstico, o para aplicar conceptos transversales como el lenguaje inclusivo, entre otras.

Cada Plan de Igualdad debe ser diferente, adaptado a la situación particular de una empresa u otra organización. Solo con un diagnóstico apropiado y un conjunto de acciones coherentes con las características y circunstancias específicas, viables y debidamente planificadas, impulsamos de verdad la igualdad laboral.

Un Plan de Igualdad, tras su aplicación y desarrollo, debe someterse a un seguimiento, evaluación y actualización. Las fases de implantación de un Plan de Igualdad requieren la participación de personal técnico capacitado específicamente. Son insuficientes los conocimientos genéricos o sólo teóricos. Requiere conocer y saber aplicar métodos de evaluación prácticos apropiados, comprender las circunstancias laborales para diagnosticar la situación de desigualdad en una organización, o saber cómo diseñar las medidas de acción más eficaces, por ejemplo. El Programa de formación en Planes de Igualdad e inserción laboral ofrece contenidos prácticos. Por eso incluye casos prácticos y desarrollo de un caso real, y formación a distancia, flexible y tutorizada.

Hay que dejar de aprender por aprender. Hay que aprender lo que se necesita, lo que interesa para un proyecto o desarrollo profesional individual. La mejor forma de aprender, es aprender haciendo. Adquirir las competencias con la puesta en práctica de los conocimientos, aprender a hacer lo que se debe aplicar en una actividad profesional de consultoría de Planes de Igualdad.

5. Formación en igualdad con excelencia. Personas con muchos años de experiencia ­–o una valiosa experiencia en pocos años–, especializadas en servicios de consultoría, compartirán su experiencia en diagnóstico y Planes de Igualdad. Hacen un paréntesis en su actividad de reuniones virtuales o presenciales o de redactar informes para su clientela y adoptar un rol formador. La experiencia al servicio del aprendizaje. La excelencia para adquirir competencias. La formación en igualdad no es una capacidad innata o producto del pensamiento, exige contar con una cualificación técnica específica. Un ejemplo concreto: la Fundación Matrix es la única entidad en España que cuenta con una jurista graduada en Igualdad de género.

En conjunto, un plantel de lujo, que constituye un equipo formador de personas consultoras excepcional que: saben de lo que hablan, porque lo practican; saben prevenir e identificar problemas, y cuentan con soluciones eficaces; han diseñado métodos prácticos y vivido conflictos en la negociación colectiva o el impulso de la igualdad laboral desde diferentes posiciones; saben superar la desconfianza del empresariado poco informado o la escasa motivación de una plantilla desacostumbrada a tener voz y ser escuchada; saben aprovechar el talento humano y traducir las necesidades de conciliación o de reorganización laboral en una mejor cuenta de resultados. En definitiva, hombres y mujeres profesionales del cambio hacia una cultura de igualdad, con una herramienta poderosa: los Planes de Igualdad.

La brecha salarial es algo que debe cambiar un Plan de Igualdad. La entidad suiza EQUAL-SALARY Foundation expondrá cómo hacer una auditoría salarial en una organización, en particular la recopilación de datos básicos y los métodos prácticos de análisis.

6. Formación en igualdad con becas: oportunidad si hay vocación. La Fundación Matrix con esta iniciativa, además de fortalecer la formación de su plantilla, se abre, aumenta su equipo profesional. Integra a personas que serán becadas mediante un proceso selectivo competitivo e individual. Serán pocas personas, solo seis becas que permitirán una formación gratuita. Tras una evaluación apropiada estas personas se pondrán a la cabeza de una bolsa de empleo interna cuya previsión es iniciar una etapa laboral, promover su inserción laboral y trabajar. Iniciar, precisamente, el ejercicio de actividad profesional de prestación de servicios catalizadores de algo muy relevante: el empleo en condiciones de igualdad.

Esta formación se realiza con la colaboración de EQUAL-SALARY Foundation.

 

 

Más información, inscripción y becas

2 Comentarios
  • Agustín Porcel
    Publicado a las 13:36h, 08 mayo

    Buenas tardes,
    estoy interesado en formación para implantar planes de igualdad en empresas. Quería saber precio y posibilidad de beca.
    Gracias,
    Agustín Porcel

  • Administrador
    Publicado a las 15:17h, 08 mayo

    Agustín, clica en el enlace al final del texto y ahí tienes información. Gracias por tu interés

Publica un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clicar el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies